Redes Sociales



Compatir



¿ Q u e   h a c e m o s ?
Octubre 2017
LMMJVSD
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
 
 
Alberto García Redondo (investigador): `El problema de nuestra inversión en I+D+I es la poca vergüenza´

Alberto García Redondo (investigador): “El problema de nuestra inversión en I+D+I es la poca vergüenza”


Alberto Garcia RedondoEs bioquímico y trabaja como responsable del laboratorio de la Unidad de ELA del Hospital Universitario 12 de Octubre.Desde hace quince años es también profesor de alumnos con altas capacidades en un programa de la Consejería de educación de la Comunidad de Madrid. Reconoce que trabajar con ellos le resulta “un placer enorme” y considera un “privilegio” poder “limar un diamante en bruto, e intentar que sean mejores, más felices y completos el día de mañana”.

¿De pequeño ya pedía embudos y mecheros de alcohol en su carta a los Reyes Magos? 

[Ja, ja, ja]. Lo cierto es que no había muchos recursos, ni siquiera para mecheros de alcohol, así que yo me las ingeniaba inventando aparatos. Mi sueño era tener un microscopio y aprender a manejarlo, y también el Quimicefa. ¿Recuerdas un juego ya algo antiguo que se llamaba ‘operación’? Aquel que era un muñeco pintado en una tabla que tenía agujeros en distintas partes del cuerpo. Tenías que introducir unas pinzas por los agujeros y extraer los huesos. Si movías mal la mano se encendía una bombilla y pitaba un sonido estridente… Pues ese juego, yo me lo hice a base de madera, cables y bombillas. Así que la respuesta es sí, mi carta de los Reyes estaba llena de ciencia, sin duda.

¿Cuántos cubos de agua helada lleva a sus espaldas? 

Cubos de agua llenos de hielo, literal, llevo sólo dos. Uno el año pasado, y otro este año, pues hemos continuado con la campaña, aunque no ha adquirido la fuerza del año pasado. En el del año 2014 añadimos nitrógeno líquido para que saliera humillo del cubo antes de echárnoslo, y casi nos quemamos la piel. A veces somos demasiado teatreros en nuestro laboratorio. Pero lo cierto es que cubos helados, un científico recibe continuamente, cuando te rechazan un trabajo, te prohíben desarrollar una idea, o te eliminan la financiación. Es terrible ser investigador, pero aún más en nuestro país.

En España la campaña tuvo mucha menos repercusión económica que en Estados Unidos. ¿Eso es porque somos más rácanos?

¿Rácanos? ¿Los españoles? Me temo que no, no somos rácanos, lo que somos es de mirarnos el ombligo en exceso. Se recaudó una cantidad de dinero proporcional a la de los países que nos rodean, en cuanto a número de habitantes. El problema es que la campaña era en principio para promocionar la investigación, y en nuestro país sólo existe una entidad que promociona la investigación en ELA, FUNDELA (Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica). Pero debido a la promoción de regionalismos, en las comunidades autónomas existe una asociación de pacientes que les apoya en su problemática clínica. La gente lo que hizo con el cubo de agua helada fue buscar por internet y donar dinero a quien tenía más cerca. Así que la campaña tuvo su utilidad, pero no tanto para la investigación, sino para la ayuda en el tratamiento de los pacientes. Y no tanto para luchar todos juntos, sino fragmentadísimo, y sin efecto final, pues la lucha fragmentada no llega a ningún sitio. Demasiado ombligo y poca participación en común.

Lo que sí parece que somos es machistas, sobre todo en la comunidad científica. Solo un 22% de las 173 sociedades científicas del ámbito de la salud tiene mujeres al frente. ¿Qué opina?

Completamente de acuerdo. El machismo es muy visible, y más si cabe en ciencia, pues el porcentaje de mujeres estudiando en nuestro país es del 74% del total de alumnos científicos, mientras que si nos dirigimos a los puestos de trabajo, en grado de ayudantía y becarias superan la barrera de la mitad; en puestos de titularidad bajan al 40%, y si nos detenemos en las cátedras pasamos a menos del 25%. Una diferencia tremendamente llamativa. Lo cierto es que estos datos se repiten en los países de nuestro entorno, y más en los Estados Unidos. Así que podríamos asegurar que el machismo está desgraciadamente globalizado.

¿Cuál es el problema de nuestra inversión en I+D+I: la escasez de dinero o el superávit en poca vergüenza?

La poca vergüenza, sin duda. En un país en el que el mismísimo secretario de estado puede decir en público que sobran científicos y centros de investigación, y la ciudadanía no solicita su dimisión de forma inmediata, lo que falta es, desgraciadamente, un poco de vergüenza por parte de la clase política y un poco de visión de futuro por parte de la ciudadanía. Un país con el nivel del nuestro no se puede permitir continuar con una política en investigación y educación cortoplacista, cada uno tirando a su terreno, incluyendo el ciudadano de a pie.

Opino que los políticos se deberían mojar realmente, y prohibir la investigación, con pena de cárcel. En realidad están haciendo lo mismo, en los úlimos ocho años, los presupuestos destinados a investigación se han reducido en torno al 70%, pero lo hacen de forma eufemística, y la gente piensa que todo va bien. Deberían atreverse a sacar una ley que prohíba investigar y conseguir lo que buscan: que desaparezca la investigación ¿a quién le importa?

Es usted bioquímico. ¿Me sabría enumerar la composición química de Rajoy? 

Insolidarina 20%, corruptosa 40%, ácido equivoquílico 25% y un 15% de cobardín sulfato. Excipiente: desintegrador (bimalato de sodio y ácido cínico).

¿Existe el gen de la sinvergonzonería?

Depende de si quieres que lo diga en serio o no. Como creo que no quieres, debo decir que sí. Se hereda, sin duda, y sólo hace falta atender a los casos Pujol, Bush, Borbón, etc.

¿Y quién tiene los genes de mejor calidad: Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Albert Rivera?

¿Alguien lo duda? Pedro Sánchez, y menudos genes, ya los quisiéramos muchos. ¿A quién le gustan los otros tres? Claro que si miramos su inteligencia social, racional, cultural y demás, podríamos pasar a discernir entre los otros, pero la balanza, en cuanto a la verdadera genética, la que le da a un individuo su altura, su porte, sus rasgos, sus movimientos… Sánchez, ¡qué bueno está!

¿Cuáles son entonces las ‘enfermedades’ más raras de la clase política?

La corrupción, la falta de humildad, el egocentrismo, y algún más a numerar, son las enfermedades comunes de la clase política. Si tuviéramos que enumerar las raras serían la inteligencia, la capacidad de liderazgo, la empatía con el entorno social, la búsqueda del bien común y no del propio político, etc. Estos son los síntomas que, muy rara vez, nos podemos encontrar en algunos políticos, al igual que las enfermedades raras, en menos de 5 de cada 10.000. Yo he tenido la suerte de conocer a alguno.

¿El I+12 es como el G7 del ámbito sanitario?

[Risas]. Te debió sorprender el nombre, pero no tiene tanta fuerza como el G7. ‘i+12’ es la abreviatura utilizada para Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital 12 de Octubre, que engloba grupos de investigación del hospital, varias universidades madrileñas y algunos centros del CSIC que se han adherido al instituto. Tan sólo es, por tanto, un núcleo de investigación biomédica donde se fortalecen las interacciones entre investigadores básicos y los investigadores que nos encontramos delante del paciente, y así conseguir resultados que directamente se puedan aplicar en la clínica diaria.

Su marido es terapeuta de Shiatsu y estudia medicina tradicional china. Muy convencional todo

Pues lo sorprendente es que nos ‘entendemos’ muy bien, pues a él le gusta la lógica y la comprensión del porqué de las cosas, y en el mundo de la medicina tradicional china los porqués y las causas son muy diferentes que en occidente, se ven en todo el conjunto. Sin embargo, yo tengo un lado espiritual, muy alejado de cualquier religión o teología, por supuesto, al que le gusta comprender cómo el Ser Humano es influido por todo su entorno social y personal, y cómo la mente es capaz de influir en el desarrollo de algunos problemas de índole físico. Así, con estos razonamientos dicotómicos, nos complementamos y comprendemos, a pesar de que, aparentemente, las terapias orientales y la ciencia más de base no son compatibles.

¿A qué dedica el resto del tiempo libre? 

Fundamentalmente a mis amigos y familia. Pero si te refieres a aficiones, sin duda, a aprender, seguir, observar, representar y disfrutar las artes escénicas. ¡Viva el teatro y la ilusión!

Hablando de teatro, si tuviese carta blanca, ¿a quién le gustaría interpretar?

Sin pensarlo, al doctor Juan Luis Arsuaga, uno de los descubridores de Atapuerca. No sólo por su sabiduría, buen hacer y alcance científico, sino también por lo maravillosa persona que es. Y también me moriría por hacer de Joan Crawford en Qué fue de baby Jane, Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses y ya, sin ánimo de no quedar como un esperpento, a Kim Novak en Vértigo… Mmmm, ¡maravillosa!

   
   
   

 

Imprimir
 
     
 
Aviso legal | Política de privacidad